¿Qué tipos de franquicias existen?

Tipos de franquicias

Las franquicias son un tipo de negocio que puede resultar muy rentable para muchos inversores, con esta guía sobre los tipos de negocio profundizarás en las ventajas de este modelo. Ahora nos centraremos en su tipología, pudiendo clasificar los tipos de franquicias según varios criterios:

Tipos de franquicias y ejemplos según su actividad:

Franquicias retail o de venta minorista:

En este grupo encontramos cualquier franquicia que se dedique a la venta al por menor. En la mayoría de casos son negocios a pie de calle que ofrecen productos siendo compensados por los consumidores.

Ejemplo: Frutería.

Franquicias de servicios:

Ofrecen servicios a los consumidores, en la transacción económica no existe ningún bien tangible.

Ejemplo: Spa.

Tipos de franquicias según su adaptación a las nuevas tecnologías:

Franquicias tradicionales:

Son franquicias que bien por sus características o bien por imposibilidad o complicación carecen de medios tecnológicos pese a su comercialización.

Ejemplo: Panadería.

Franquicias tecnológicas:

Se trata de negocios nacidos en la era tecnológica, desarrollando su actividad online o con la posibilidad de hacerlos de esta manera. También puede tratarse de franquicias de tipo tradicional adaptadas a la “nueva era digital” que invierten en tecnologías para no quedar obsoletas.

Ejemplo: Ecommerce de cualquier tipo.

Tipos de franquicias según su longevidad:

Franquicias de poca duración:

Son franquicias con alta volatilidad en el mercado. Se ponen muy de moda y se consumen mucho durante un tiempo, pero desaparecen al poco. La desaparición se produce en ocasiones por el gusto de los consumidores y otras por obligaciones gubernamentales.

Ejemplo: Tienda de cigarrillos electrónicos.

Franquicias longevas:

Se trata de productos o servicios “de toda la vida”. Son necesarios para el segmento al que se dirigen, por eso su presencia en el mercado es de larga duración.

Ejemplo: Tintorería.

Tipos de franquicias según la periodicidad de uso/compra:

Franquicias estacionales:

Sus productos o servicios se adquieren en épocas o estaciones concretas. Tienen “picos” de demanda.

Ejemplo: Heladería.

Franquicias no estacionales:

Su demanda es más o menos regular a lo largo de todo el año.

Ejemplo: Panadería.

Como puedes ver, esta simple clasificación nos da una clara idea de cómo se fragmenta el negocio de las franquicias. Si intentamos catalogar a las tintorerías dentro de estos tipos de franquicias obtendríamos este resultado:

  • De servicios.
  • Tradicional, aunque en los últimos años ha sufrido una clara adaptación hacia lo tecnológico.
  • Longeva.
  • No estacional.

Si crees interesante este tipo de clasificación, te interesará saber qué tipo de negocio dentro de las franquicias sería más apropiado para ti. ¡Haz nuestro mini test y descúbrelo ya!

¡Haz ya este mini test y descubre el negocio que es mejor opción para ti!

¿La tintorería es apta para mi?