Así se hace el cambio de armario perfecto de esta temporada

Puede que este trámite en la vida de casi todo humano, dos veces al año, ya lo hayas pasado. O puede que hayas esperado a acabar la cuarentena y poder disfrutar de la calle para hacer el cambio de armario. Si formas parte de este segundo grupo, enhorabuena, te vamos a enseñar cómo cambiar tu ropa de invierno por la de verano de la forma más práctica, fácil y sensata. Toma nota:

El cambio de armario es una oportunidad de liberación

Así es, cambiar tu ropa de sitio es el momento perfecto para darte cuenta de lo que sobra en tu vida, en este caso en tu armario. Lo primero que debes hacer es vaciarlo por completo y agrupar tu ropa entre la que usas y la que no. Este paso es el más importante, porque con toda sinceridad, a cualquiera le encantaría tener el vestidor de Carrie Bradshaw, pero no es algo muy habitual. Así que no esta mal dos veces al año hacer un ejercicio de sinceridad, y darnos cuenta de todo lo que tenemos y lo que no usamos. El truco está en pensar ¿Lo he usado este invierno? si la respuesta es no, ya sabes en qué montón debería estar.

El segundo punto es tener el convencimiento de que esa ropa ya no volverá a formar parte de tu vida, puede ayudar darle una segunda oportunidad. Si piensas que tu ropa está en buen estado, sería genial que la usara otra persona ¿no? Para integrar esta second chance en tu círculo de la moda tienes tres opciones:

  • Donar tus prendas:

    Existen muchas asociaciones que recogen ropa, ya sea para los más necesitados o para crear ropa sostenible reutilizando los tejidos. En UrbanClean hemos colaborado en varias ocasiones con la asociación Red Madre, pero hay miles de agrupaciones que hacen este tipo de actividades. Encuentra la que más te guste y pon tu granito de arena.

  • Haz feliz a un amigo:

    En ocasiones nos olvidamos de nuestro circulo más cercano cuando retiramos ropa, pero no debemos hacerlo. Entre tus amigos y amigas seguro que hay más de uno deseando que retires esa camiseta que le encanta, ¿lo mejor? verás como la disfruta alguien a quien quieres.

  • Gana dinero por tu ropa:

    Hacer el cambio de armario es una estupenda oportunidad para ganar un dinerillo extra. Existen varias aplicaciones en las que con pasos muy sencillos puedes poner a la venta tus prendas y encontrar comprador fácilmente, las más conocidas son Vinted y Wallapop.

Es hora de dejar todo limpio

Seguramente la ropa que esté en tu armario no está realmente sucia, quizás podrías volver a usarla otro día, pero con este calor es improbable que te pongas ese suéter de lana. Sin embargo, es muy importante que guardes toda tu ropa limpia, por varios motivos:

  • La ropa sucia guardada con otra ropa que no lo esté hace que se traspasen olores.
  • Las manchas o rozaduras si se dejan mucho tiempo son más difíciles (a veces imposibles) de eliminar.
  • Tu ropa estará lista para usar cuando la necesites.

Así que ya sabes, guarda todas tus prendas con ese inconfundible olor a limpio que inundará tu armario de invierno. Si la pereza de poner lavadoras te puede, quizás es hora de que pruebes “El Club de la Caja” . Este servicio consiste en una tarifa plana de tintorería que te salvará la vida, lavaremos y plancharemos toda tu ropa haciendo uso del tratamiento adecuado para cada tejido. Lo mejor de todo es que puedes meter cualquier tipo de prenda (incluso abrigos) sin pagar más.

¡Quiero olvidarme de lavar y planchar!

Tu armario será la envidia de Marie Kondo

Ha llegado el momento de guardar la ropa que te acompañará en tu día a día durante esta temporada. Y aunque pueda parecer un poco tonto, es mejor hacerlo con el mejor orden posible, ya que existen teorías de que el orden exterior afecta a tu paz interior. Además, aprovechar el cambio de armario para conseguir el orden, dejará espacio a las nuevas prendas de temporada ;).

En primer lugar intenta poner en perchas lo máximo posible, prioriza las prendas ligeras, ya que el peso de las que no lo son puede provocar que se deformen. También debes dar prioridad a aquellas que se arrugan, ya que en percha aguantarán planchadas mejor.

Llega el momento de meter el resto de ropa en los cajones, lo mejor es hacer uso del método de Marie Kondo, del que ya hablamos en el post sobre cómo doblar sábanas. Este sistema de plegado en vertical, permite ahorrar espacio, a la vez que te deja ver todas tus prendas de un solo vistazo, siendo más fácil acceder a ellas.

Después de esto sólo te queda disfrutar del buen trabajo que has hecho con tu cambio de armario. ¡Enhorabuena!